Curso de Ajedrez

Nuestro ajedrez está enfocado en la enseñanza infantil, con tácticas y estrategias suficientes para ganarle a mamá o a papá.

Contamos con el lugar ideal para que tu niñ@ aprenda a jugar ajedrez, pero permítenos decirte algunas de las ventajas que obtienen los niños que practican el ajedrez.

 

Ayuda a resolver problemas

El niño que juega ajedrez está entrenando de forma natural a su cerebro para la resolución continua y eficaz de problemas, adoptando al mismo tiempo un patrón, un esquema mental que está orientado a buscar soluciones. De ahí que podamos establecer una relación directa entre la práctica del ajedrez y un mejor resultado académico en matemáticas.

 

Enseña a planificar

Planificar no es más que un concepto estratégico. Para resolver un plan el jugador debe contemplar aquellas acciones o jugadas que le permitan alcanzar un objetivo. La capacidad de planear a medio y largo plazo se favorece de forma natural con la práctica frecuente del ajedrez; así los jugadores de ajedrez se acostumbran a considerar, en cada jugada, aquellos conceptos tácticos que deben atender de forma inmediata y aquellos otros elementos de análisis más estratégicos, que necesariamente requieren de una mayor planificación.

 

Facilita la concentración

Uno de los hallazgos más importantes de los últimos años, está relacionado con la neuroplasticidad; esto es, cómo el cerebro cambia su estructura y funcionamiento como consecuencia de su uso y exposición a distintos estímulos. La concentración tiene una capacidad espectacular para alterar físicamente el cerebro y agrandar los circuitos funcionales. Practicar una actividad cognitivamente exigente (como lo es el ajedrez) mejora la velocidad de procesamiento, refuerza la sinapsis neuronal y expande o crea redes funcionales.

 

Incrementa el coeficiente intelectual

Profundos estudios realizados en algunas de las universidades más prestigiosas del mundo han demostrado que, realmente después de algunos meses de juego, el ajedrez puede aumentar el conjunto de las inteligencias desarrollando habilidades para el aprendizaje e influye en el desarrollo socio afectivo de los niños.

 

Aumenta la capacidad lectora

Este beneficio se debe a que el ajedrez potencia de forma extraordinaria la capacidad de concentración, pero también a que automatiza en el cerebro habilidades que se relacionan con el reconocimiento y la asociación de signos, tal y como sucede también en la lectura

 

Mejora la memoria

Es evidente que el ajedrez potencia la memoria y por ende o convierte en un verdadero gimnasio mental para quienes lo practican, esta sola razón es motivo suficiente para que el ajedrez deba ser enseñado desde edades tempranas

 

Desarrolla la capacidad de análisis y síntesis

La práctica del ajedrez  lleva a los niños a un nivel de exigencia intelectual muy alto, que acostumbra a los niños a analizar, calcular y sintetizar una situación o problema concreto, para al final tomar una decisión, que para efectos prácticos muchos adultos son incapaces de establecer este proceso mental. El ajedrez en concreto enseña a pensar, a tomar decisiones respetando las reglas y a responsabilizarse de las consecuencias de dichas decisiones.